Doña Luisa y su cocina

El retrato de Doña Luisa Torrego, casera de la pensión en la que Antonio Machado vivió durante casi trece años, era contemporánea del poeta y falleció a los 98 años. Vivía en la pensión con sus hijos, sus estancias se situaban tras las puertas del largo pasillo. Doña Luisa comentaba de Machado que era un hombre misterioso.

En las fotografías podemos darnos cuenta de esa escalera que aparece en el exterior y que conectaba con la entrada de la pensión. Posteriormente desapareció.

Nada más entrar, nos encontramos con el perchero en el cual Antonio Machado siempre colgaba su gaban y el sombrero de paño catalán, del cual comentaba que pesaba demasiado y abrigaba poco para los inviernos segovianos. Ese abrigo siempre fue destacado en la figura del poeta pues al fumar tanto, solía llevarlo impregnado de ceniza y los estudiantes le confirieron el mote del profesor manchado, sin ninguna maldad, pues todos comentaban que era un hombre bueno y un gran profesor.

Tras la primera puerta de la pensión nos encontramos con la cocina económica o bilbaína. todo está casi tal cual como en aquella época, con las cacerolas, la tabla para lavar la ropa, el jabón de sosa cáustica o la mítica y reconocida máquina de coser de la marca Singer. Para cocinar se utilizaba carbón y madera. Y sobre ella adornando encontramos unos recortes del periódico el Sol, en él solía escribir a menudo Antonio Machado. Justos estos están fechados en mayo de 1931, justo un mes después de la proclamación de la 2ª Republica. Ese día fue Antonio Machado quien subió al Ayuntamiento a izar la bandera junto al folclorista Agapito Marazuela. 

Gracias a Antonio Machado y a muchos otros huéspedes que Doña Luisa tuvo en su pensión a lo largo de los años, pudo seguir realizando como siempre hizo todas las recetas con las que les deleitaba, pues al ser analfabeta, eran ellos los que le fueron escribiendo sobre un cuaderno todos los pasos que ella iba siguiendo para cocinar y así no olvidarse de nada. Lo podemos ver también colgado en la parte izquierda de la cocina.

Os invitamos a venir a verla, pues seguro encontraréis productos y utensilios que os serán de gran curiosidad y os llevarán al recuerdo de infancia.