Janucá

También conocida como la fiesta de las luces, esta festividad, que dura 8 días, se celebra cada año entre finales de noviembre y diciembre con una gran alegría. A lo largo de estos días se van encendiendo velas en la januquía, un candelabro de ocho brazos alineados con un soporte adicional para otra vela, denominada Shamash, que se emplea para encender las demás.

Janucá en hebreo significa inauguración y se refiere a la reinauguración del Templo por los judíos, después de que fuese profanado por los griegos en el siglo II a. C. Cuando los judíos fueron a reinaugurarlo encendiendo la Menorá, apenas tenían suficiente aceite para encender este candelabro de siete brazos. Y, sin embargo, se mantuvo encendido durante los ocho días que necesitaron para obtener más aceite. De aquí la duración de esta fiesta.

En Janucá existe también la costumbre de tomar ciertos alimentos hechos con aceite, como los sufganiots, y los niños juegan con los dreidels, peonzas de cuatro lados marcadas con las iniciales hebreas de la frase “Un Gran Milagro Sucedió Aquí”